De las cosas que más me gustan de esta época son los planes que se pueden hacer al aire libre y entre ellos me encantan las reuniones alrededor de una mesa, como las cenas veraniegas.

Igual que en invierno el viento y la lluvia favorecen los planes caseros de manta, pelis, juegos de mesa etc, la brisa nocturna que refresca el calor sofocante que hace durante los días veraniegos, te echa al exterior para que respires aire que no sea acondicionado. Además siempre hay algún motivo, que si juega España, que si despedidas pre-vacaciones, que si hay luz hasta tarde y es una pena encerrarse… El caso, como siempre, es inventar algo.

Un grupo de amigos o tu familia, la buena compañía es indispensable, igual que una terracita, o unos ventanales bien abiertos y respirar. Se sacan unas cervezas bien frías, queso, unas tostas y… ahora llega lo mejor:  sentarse alrededor de una mesa bien puesta. Y no me refiero precisamente a esto

a16f4e425f4d919d8d58bd1fdf3b57b3

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Sino que cuando hablo de “bien puesta” en mi imaginación brotan imágenes tipo esto:

f653fd1286087963dc2045b46fe3af46

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Es decir, dominar lo que yo le llamo: el arte de poner la mesa. Porque hacer de la cena un momento especial es para mí un arte en toda regla. No es que tengan que estar exageradamente adornadas o repletas de objetos. Es saber exactamente qué poner y qué no.

a3ad77f49f198cdb1282db2baeb5b08c

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Yo pondría una vajilla diferente

threadesque.blogspot

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

O bajoplatos originales si la vajilla no es demasiado bonita

70718558ae2fe3a418fc07d5368f5229

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Unas flores silvestres, diferentes entre sí, que hayas cogido del jardín de al lado, o comprado en cualquier oferta.

8e27732a2ddf9e2d78457791d5f43562

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

73e3bd0b1b16cca313270a041d126edc

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Sorprender a los asistentes y anfitriones llevando un detalle para poner en cada plato.

New Image

En definitiva, hacer de cada reunión una celebración. Disfrutar tanto con el gusto como con la vista. Que el rato que pases con tus seres queridos que ya de por sí va a ser especial, sea un evento acogedor, que se recuerde. Convertirlo en una tarea más a repartir: “yo llevo el vino, él el postre, tú las flores, ellos la sorpresa decorativa del plato“. Ponerle cariño e ilusión a la preparación porque en realidad, cada reunión es única.

Ese es mi nuevo propósito veraniego y tengo mi primera cena al aire libre este fin de semana, ya os contaré qué tal queda la mesa. Estoy deseando prepararla.

¡Qué tengáis un buen jueves!