Creo que no me equivoco, desgraciadamente, si digo que todos los que leeréis este post conocéis o habéis conocido a alguien con algún tipo de cáncer o lo habéis vivido en primera persona. Vosotros, luchadores, habréis podido vencerlo después de una largo y duro camino, otros en cambio, no pudieron. Y en todos esos casos hemos deseado con todas nuestras fuerzas que encuentren ya una cura, o pensado que ojalá hubiese algo que pudiésemos hacer.

Bueno, pues hay un tipo de cáncer que sí necesita de nuestra ayuda y aportación: el cáncer que afecta a la sangre y que todos conocemos como leucemia. La leucemia consiste en la multiplicación abundante e incontrolada de una población anómala de células de la sangre. Estas células anómalas infiltran la médula ósea, impidiendo así, la producción del resto de células normales, e invaden la sangre y otros órganos.

Así que el trasplante de médula ósea (sustitución de células enfermas por células sanas procedentes de un donante sano) se convierte en una de las pocas esperanzas de curación para muchas personas que sufren leucemia y otras enfermedades similares. Pero las cifras no son buenas, ya que cada año se diagnostican 5000 nuevos casos de leucemia sólo en España, de los cuales 800 necesitan de un trasplante para curarse y sólo unos 200 de ellos tendrán un donante familiar compatible, lo que deja a más de un 70% esperando a que gente voluntaria done, y que dentro de esos donantes se encuentre uno compatible con ellos, por lo que: MÁS DONANTES, MÁS POSIBILIDADES.

En España hemos demostrado muchas veces que somos altamente generosos y sensibles ante desgracias ajenas: situaciones de crisis económica, desigualdades e injusticias, también con accidentes y tragedias como la del tren de Santiago de Compostela en el que los hospitales se desbordaron de personas queriendo donar sangre.

Entonces, si el egoísmo o indiferencia de la gente no es el problema, ¿la explicación será que todavía pensamos que la donación de médula ósea es tremendamente dolorosa, costosa, peligrosa y perjudicial para el donante? Porque, si ese es el motivo, está completamente injustificado.

Os resumo:

Toda persona entre 18 y 55 años sana o que no padezca una enfermedad que pueda agravarse con la donación o pueda trasmitírselas al paciente puede ser donante. Si eres uno de ellos, y tras haberte informado de las modalidades de donación y de lo que supone este compromiso (en www.fcarreras.org) , debes contactar con el centro de referencia de donantes más cercano a tu domicilio y pedir cita para firmar tu consentimiento, dar tus datos y una muestra de sangre para así determinar tu tipaje HLA, prueba que indica la compatibilidad entre donante y receptor.  Así pasas directamente a formar parte de REDMO, la base de datos mundial de donantes.

Si tienes suerte y eres una de las pocas personas que llegan a hacer efectiva la donación de médula por ser compatible con algún paciente, se volverán a poner en contacto contigo para pedirte una nueva muestra de sangre que confirmará el estudio de compatibilidad. Si estás de acuerdo y quieres seguir adelante con la donación te harán un reconocimiento médico completo y cuando comprueben que está todo correcto, tomarán la decisión de cómo obtendrán las células madre: o a través de punciones de los huesos de la cadera, o de una manera más sencilla, una extracción de sangre un poco más larga de lo normal (esta opción suele ser elegida en el 80% de los casos).

Lo que sí que debes tener claro es que dar el paso y hacerte donante es un compromiso, y que debes estar dispuesto a someterte a cualquiera de las modalidades en el momento en el que sea necesario. Por eso es importante que leas bien toda la información y sepas en qué consiste el proceso.

Aquí os dejo un vídeo explicativo de la página de la Fundación Josep Carreras, donde encontraréis toda la información necesaria.

Si te acabas de enterar de lo poco que te supondrá hacerte donante y de lo mucho que ayudará a otras personas, no esperes a mañana o a la semana que viene, porque cada día cuenta. Y si no te sientes preparado o no puedes donar por no ser apto, al menos comparte la información que encontraréis en esta página www.fcarreras.org .

Con que una sola persona se informe y se decida a donar, esto habrá servido de algo. ¿Serás tú?