Ya está aquí el Viernes al rescate.

Con sus “¿y esta noche qué hacemos?”, su cerveza al medio día, su siesta y su maleta para el fin de semana. Nos  echa a la calle, nos ofrece una tapa o nos acomoda en el sofá.

Ya está aquí para recordarnos que hoy no se pone el despertador. Nos dice “¿qué te apetece hacer?”. Nos apaga el ordenador, nos quita el reloj y llama a los amigos.

Viene a poner música, a subir el volumen, a sacarnos a bailar. Viene para abrir el libro por la página donde lo dejamos, a cerrarnos los ojos, a ponernos una peli. Nos pone las gafas de sol y nos extiende la toalla.

Ha sido una semana eterna, desesperante, estresante y aburrida. Pero ya está aquí el Viernes por fin.

¡Rescatados!