¿Una moda pasajera? ¿Un intento de aumentar el sex appeal? ¿Una técnica para ahorrarse el molesto afeitado diario? Sea lo sea lo que motive a los hombres a dejarse barba, la realidad es que es una tendencia generalizada, las barbas nos invaden y, ¿para qué negarlo?, ¡nosotras encantadas!

No sabemos qué es lo que tienen pero gustan, y mucho. A algunos les hacen más interesantes, a otros les disimulan imperfecciones, y a todos en general, les ayuda a ligar. Pero, ¿sería posible que incluso tuvieran el poder de hacer que alguno llegara a ser presidente de los Estados Unidos? Vale, me explico.

Ya os hablé en mi Instagram de uno de mis libros favoritos “Cartas memorables” (y que os recomiendo a todos), que recopila más de 100 cartas en su formato original y traducidas, tanto de personajes célebres como de gente anónima. Como la de Grace Bedell,una niña de once años que le escribía estas palabras al mismísimo Abraham Lincoln, por aquel entonces firme candidato a la presidencia del país.

                                                                                                                              Westfield Chatauqua Co NY                                                                                                                                                                      15 de octubre de 1860                              Honorable AB Lincoln

                           Estimado señor

                                 Mi padre acaba de volver de la feria y ha traído a casa su fotografía y la del señor Hamlin. Soy una niña, sólo tengo 11 años, pero quiero mucho que sea el presidente de Estados Unidos, así que espero que no crea que soy muy atrevida por escribir a un hombre tan grande como usted. (…) Yo tengo 4 hermanos y algunos votarán por usted, y si se deja crecer barba, intentaré que los demás voten por usted, estaría mucho mejor porque tiene la cara muy delgada. A todas las damas les gustan las barbas y harían que sus maridos votaran por usted, pero intentaré hacer que toda la gente que conozco vote por usted (…).                                                                                                                                                                                                                               Grace Bedell

 

 

Lincoln respondió a la carta, y además conoció a la niña a la que, tras ganar las elecciones, le dijo: “mira que barba, me la he dejado crecer por ti”.

Grace tenía razón en 1860, y la sigue teniendo ahora ¡A todas las damas nos gustan las barbas!

 

Pd- ¿Algún libro para recomendar?